Todo en orden

Todo en orden

Aunque no lo parezca, el orden es una de las terapias más interactivas y satisfactorias que existen. Porque el orden establece una rutina que pasa a ser necesaria una vez se ha probado. Es una táctica de control aplicable en cualquier momento. Y siempre acaba emanando una curiosas sensación de bienestar. Marie Kondo ya le sacó provecho a aquello de tenerlo todo en orden, pero ¿cómo ha sido el efecto de la onda expansiva de aquel método llamado Konmari?

Posiblemente esta joven japonesa no pensaría hasta donde podría llegar su técnica y cómo afectaría a personas de todo el mundo, fuera cual fuera su forma de vida. Se dispararon las publicaciones sobre la arquitectura interior de nuestras cosas de casa, desde la cocina hasta los armarios de la ropa. Y con ello proliferaron las colecciones de cestas, cajones plegables, cajas apilables, fundas para trajes, joyeros modulables, estanterías colgantes y un sinfín de accesorios perfectamente adaptables a nuestros espacios.

Orden mental, orden habitual.

Los fervientes seguidores del método Konmari hablan de una mejora psicológica, de una predisposición a obviar lo que no aporta nada o molesta para dar protagonismo a todo aquello que es realmente necesario para vivir. Es decir, se ha extrapolado al comportamiento humano, ha creado una tendencia que va más allá de la estética. Porque, como decíamos al principio, el orden es una terapia interactiva y satisfactoria.

En definitiva, el orden es necesario para ser un poquito más feliz. Si este es el momento de empezar a poner orden en casa, hay que saber que nuestra manera de organizar dirá mucho de nosotros. Porque no se puede hacer a las bravas. Posiblemente sea el principio de un pequeño proyecto de decoración. O de una remodelación de un armario empotrado. O de salir de compras para buscar accesorios que nos ayuden a clasificar los cubiertos de la cocina, las pinzas y las espumaderas. Aquí empuja el atrevimiento y el presupuesto de cada uno. Y a partir de ahí, seguir con todo aquello que en casa nos obligue a armar un revuelo para localizar algo en concreto.

Siempre será más fácil si lo tenemos todo en orden.

Te sugerimos nuestro post:

El método Konmari

Deja un comentario

Cerrar