Semana Santa: benditos días

Semana Santa: benditos días

La Semana Santa se celebra prácticamente desde el origen de la religión cristiana para conmemorar los últimos días de la vida de Jesucristo. Así que para hablar de las celebraciones tal y como las conocemos hoy en día, hay que remontarse al siglo XV.

Curiosamente, las hermandades o cofradías tienen sus raíces en el pueblo laico, que se reunía cuando buscaba una manera de consolación y apoyo en momentos difíciles. Sin embargo, querían experimentar el dolor de Cristo y de esta manera empezaron a manifestarse en la calle con sus propias interpretaciones y escenificaciones. Crearon una liturgia para el pueblo que no era cristiano.

Casi un siglo después, esto evolucionó y se acabó fusionado con la idea de acercar el arte al pueblo. Así nació la imaginería, una modalidad artística dedicada a la elaboración de representaciones de temas religiosos. Y hasta hoy, que podemos disfrutar de espectaculares y emotivas procesiones a lo largo y ancho de todo el territorio nacional, donde auténticas obras de arte nos ayudan a comprender mejor lo ocurrido hace más de 2.000 años.

Un poco de todo

Pero la Semana Santa tiene una cara b. También es sinónimo de descanso, de minivacaciones, de escapas, de excursiones, de relax, de reuniones familiares, de comidas maratonianas con los amigos… Tiene un matiz que no es exclusivamente religioso y en el que el mercado turístico ha encontrado un fantástico trampolín, tanto para los destinos de obligada cita procesional como para cualquier otra opción.

A pesar de que el refrán dice que “en abril aguas mil”, no hacer planes para estos días resulta casi imposible. Se puede ir de playa o de montaña, si el tiempo no lo impide. El turismo cultural también es una magnífica elección. O apostar por el turismo de salud, que ha ganado en adeptos. Aunque también nos podemos quedar en casa y disfrutar de un buen libro. Y salir a comer para conocer mejor la gastronomía de nuestra zona, hacer una buena siesta o compartir una botella de vino cómodamente en nuestro sofá.

Sea lo que sea lo que decidamos hacer, que sea siempre para darnos un gustazo. Hay tiempo para todo.

Feliz Semana Santa.

Deja un comentario

Cerrar