San Jorge y los libros

San Jorge y los libros

Dice la historia que San Jorge no fue más que un cristiano que murió torturado y decapitado un 23 de abril en el siglo IV, y que enterraron en Jerusalén sin más gloria que la de cualquier otro mártir. Pero hubo unos soldados de la primera cruzada que se toparon con su tumba en el siglo XI. Así que, estos cruzados, presos de algún tipo de fantasía medieval, engrandecieron su historia añadiendo un dragón y una princesa a la gloria del santo, como en cualquier cuento que se precie.

Pero esta historia llegó a oídos del obispo de Génova, Jacopo della Voragine, personaje que encajaría a la perfección en la conocida obra de Umberto Eco, El nombre de la rosa. Y fue este obispo quien decidió incluir el relato en su libro estrella: La leyenda dorada, siendo uno de los manuscritos más copiados del medievo.

Debido a esto, la fama del santo, que llamó la atención de los ingleses y lo erigieron como su patrón, le valió el patronato de países como Etiopía, Georgia o Portugal, así como de muchas ciudades y pueblos españoles.

Cita obligada

En cuanto a la celebración del Día Internacional del Libro, que se celebre el día 23 de abril tiene también un origen confuso. Victor Hugo defendía ante la Unesco que Cervantes y Shakespeare murieron ese día del mismo año, cosa que no era cierta. Aunque, finalmente, dicha fecha quedó establecida como tal y se ha convertido en una cita obligada para los lectores.

Las fechas de ambos acontecimientos se cruzan en el recorrido cronológico, por lo que buscar la conexión entre los dos no está fundamentado. Sencillamente coinciden en un punto del calendario.

Aun así, si nos empeñamos en buscar la relación entre San Jorge y los libros, no es otra que el hecho de que el santo ganó su afortunada fama por una fábula incluida en uno de las obras literarias más vendidas de la Edad Media. Una historia que cuenta que San Jorge salvó a una princesa de las fauces de un dragón y lo mató con su lanza ante el pueblo a cambio de convertirse al cristianismo.

El día 23 de abril puede ser el día perfecto para empezar un libro y disfrutar de historias tan magnéticas como la de San Jorge y el dragón. Porque cualquier realidad necesita una dosis de fantasía.

Deja un comentario

Cerrar