Mediterráneo: un mar de inspiración

Mediterráneo: un mar de inspiración

Son muchos los artistas que han caído rendidos a sus encantos, a su luz especial, a su color, a su magnetismo. El mar Mediterráneo es el centro de una de las zonas más ricas en cultura y gastronomía. Y bañando las costas desde España hasta Israel recorre un camino lleno de matices.

El mar Mediterráneo fue el mar de los mil nombres, precisamente por las lindes de su extensión, que tocaba muchos países y todos lo consideraban suyo. Posiblemente uno de los nombres más bonitos fue el que le otorgaron los turcos, quienes lo bautizaron como Mar Blanco, no haciendo referencia al color, sino a su localización. Y cómo olvidar el más popular de todos: Mare Nostrum.

Así que cualquier vestigio que llegue de nuestro mar y todo lo que le rodea se convierte en una fuente de inspiración, en una paleta de colores que nos habla de tierras tostadas y azules macerados al sol, de verdes que se tornan dorados y dorados que se tornan ámbar. Sin duda, una de las gamas más bonitas para una colección.

Arte por derecho

Casi es imposible no hablar del Mediterráneo cuando el invierno ya parece que tiene intención de irse. Llegan los tejidos más alegres y coloristas para dar forma a nuevas prendas y complementos para el hogar y este año el Mare Nostrum ha sido nuestro mar de inspiración.

Hemos pensado en la atmósfera de sus playas, en la flora de sus acantilados, en las luces de sus atardeceres, en los contrastes de sus amaneceres. Y hemos mirado hacia atrás en el tiempo para encontrarnos con los trazos de Sorolla y Picasso que, desde la misma tierra en que vivimos nosotros, encontraron el hechizo de los colores del mar más afortunado del mundo.

Porque este año nuestra próxima colección también nace en el Mediterráneo.

Deja un comentario

Cerrar