Mar de plástico

Mar de plástico

El plástico, como la pólvora, se descubrió por casualidad, buscando otro tipo de elemento. En 1860, se organizó un concurso en Estados Unidos para encontrar un material que pudiera sustituir al marfil para la fabricación de las bolas de billar, que en aquel entonces ya sufría escasez. Y así nació el compuesto sintético más popular y versátil que conocemos: el plástico.

Cada año se vierten al mar más de ocho toneladas de este material. Llega desde vertederos o arrastrado por el agua que pasa por ellos. Es un dato infame, pero es un dato real. El mundo ha empezado a moverse para ponerle solución en la medida de lo posible. Aunque no será tan fácil como nos gustaría, ya que es uno de los materiales más populares y con mayor impacto en el mar.

Muchas empresas trabajan en alternativas para todo tipo de utensilios. Por ejemplo, el bambú ha cobrado un importante protagonismo. Es uno de los mayores captadores de CO2 ambiental del planeta y promete ser un magnífico soporte para la fabricación de pajitas o cubiertos desechables.

El cartón podría sustituir al plástico en los envases para líquidos y algunos alimentos. Para los tapones se podría utilizar un polímero a partir de la biomasa y las algas son perfectas para elaborar bioplásticos con los que desarrollar recipientes sostenibles, ya que tardan seis semanas en degradarse y se disuelven en agua caliente. Pero queda mucho trabajo por hacer.

Nuestro mar sin plástico

En Textil Antilo también nos hemos puesto manos a la obra. Nuestras bolsas de packaging están pensadas para ser reutilizadas el mayor número de veces posible y son 100% reciclables. Son estupendas para guardar la ropa de verano en inverno y volver a guardar nuestro edredón cuando llegue el buen tiempo.

Además, nuestro departamento de I+D está desarrollando acciones con la introducción del hilo de poliéster procedente de residuos plásticos, una apuesta sin precedentes que nos hará prescindir de cualquier materia prima que provenga del petróleo.

Porque tenemos evitar, a toda costa, que nuestro mar se convierta en un mar de plástico.

Te recomendamos nuestro post:

Naturaleza sí, gracias

 

 

Deja un comentario

Cerrar