Halloween vs. Todos los Santos

Halloween vs. Todos los Santos

La fiesta de Halloween tiene su origen en la cultura anglosajona. En España la hemos acogido como una celebración lúdica. Ante esto, es inevitable reivindicar nuestra propia festividad: la de Todos los Santos. Pero ¿qué las diferencia y qué tienen en común?

Para empezar, hay que pensar que se celebran en días distintos. Halloween toma forma la noche del 31 de octubre. Para los cristianos, la fiesta de Todos los Santos se celebra el 1 de noviembre. El nexo lo encontramos en la medianoche.

Halloween se ha convertido en un evento marcado por la diversión, emulando personajes e historias del cine de terror. La conmemoración de Todos los Santos, sin embargo, nos habla de respeto y homenaje a quienes ya no están con nosotros.

En España es muy difícil encontrar a niños recorriendo las calles pidiendo caramelos. O ver a alguien sentado en la puerta de su casa tallando una calabaza. Aquí somos de castañas asadas, buñuelos de viento y huesos de santo.  De acercarse al cementerio con unas flores y muchos recuerdos.

Pero nos gusta el Halloween, porque nos parece divertido y, con nuestro ritmo de vida, cualquier cosa que nos ayude a desconectar siempre es bien recibida. Hemos aprendido a compaginarlo. Porque nosotros también creamos ese ambiente tenebroso con historias populares a la luz de las velas. Realmente existe cierta similitud. Y es que la muerte está presente en todas las tradiciones.

La ambientación es un tema que ha ganado puntos con el paso del tiempo. Restaurantes, academias, tiendas, fiestas temáticas … e incluso en nuestra casa. Sobre todo, si hay niños. Halloween se ha convertido en una cita para grandes y pequeños sin más pretensión que la de entretenernos con vampiros, momias, zombis y brujas. Un reclamo comercial que ha sabido situarse entre los más atractivos. ¿Y tú qué prefieres?

Deja un comentario

Cerrar