¿Eres maximalista o minimalista?

¿Eres maximalista o minimalista?

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Noticias

Últimamente, el minimalismo ha marcado una fuerte tendencia en decoración. Su versión más actual, el japandi, ha encontrado el punto idóneo en la combinación de los estilos nórdicos y orientales. Sin embargo, el maximalismo ha vuelto a hacerse un hueco entre las novedades en interiorismo y, paradójicamente, no para ganarle puntos al minimalismo. Más bien están compartiendo puesto en el pódium. Hablemos un poco de estas dos corrientes opuestas: la maximalista y la minimalista.

Maximalismo: Más es más

Maximalismo
Maximalismo

El maximalismo es la antítesis del minimalismo. Se trata de un estilo muy peculiar que suele saltarse las normas estéticas, pero con un exquisito orden de aplicación. Está basado en la libertad para decorar, en la creatividad. Un ejemplo fácilmente reconocible sería el estilo Versalles, propio del barroco francés del siglo XVI. La mezcla de estilos, colores o texturas son básicos.

La decoración maximalista tiene sus propias reglas. No sugiere caos o desorden, sino elegancia y exageración de detalles. Es un estilo apasionado que, realmente, busca el equilibrio entre las distintas naturalezas de la decoración. Encontrar la mezcla perfecta no será fácil, y solo es apto para personas con pocos prejuicios. Como dijo Donatella Versace: “Nunca es suficiente”.

Minimalismo: Menos es más

En las antípodas de los ambientes maximalistas está la decoración minimalista. Surge a finales de los años 60 en Nueva York, de la mano de un arquitecto alemán que ya trabajaba la pureza de las líneas y los materiales durante los años 30 en su país de origen.

Minimalismo
Japandi

El estilo minimalista alcanzo su punto álgido en los años 70, cuando intenta dar una respuesta a los ambientes recargados como el pop art o el barroquismo. La suavidad de sus diseños consigue transmitir una sensación de orden y serenidad, un valor al alza en un mundo donde nada va despacio.

El minimalismo destaca por su sencillez y funcionalidad. Colores claros, texturas naturales, muebles sencillos y espacios despejados son la elección de los seguidores de esta tendencia. La corriente minimalista suele ser la favorita de personas que buscan el orden y la armonía.

¿Y tú? ¿Eres maximalista o minimalista?

Te recomendamos nuestros post:

El placer del Hygge

El lenguaje de los colores