Enero cuesta…

Enero cuesta…

Después de la vorágine que nos lleva irremediablemente a hacer las compras navideñas, llega el mes de enero con su famosa cuesta.

Para compensar este reto consumista y hacer un poco más llevadera la resaca monetaria, nos encontramos con las rebajas que, además de ser un magnífico reclamo comercial para eliminar excedentes de stock, es un motivo para comprar aquello que necesitamos de una forma más agradecida después de la campaña más incisiva del año.

Es importante ser cauto y comedido y para ello la OCU ha publicado algunos consejos a tener en cuenta a la hora de hacer nuestras compras:

  1. Hacer listas de lo que se necesita, es una buena manera de evitar compras impulsivas.
  2. Conocer la normativa, ya que los productos sujetos a rebaja deben haber formado parte de la oferta habitual del establecimiento durante al menos un mes y que su calidad no puede ser diferente a la que tenían antes de la aplicación de descuentos sobre su precio.
  3. Comprobar el descuento. Es importante comprobar que los objetos rebajados mantienen una etiqueta con el precio original junto al rebajado. De no incluirlo deben indicar de forma clara el porcentaje del descuento.
  4. Comprobar las condiciones de compra y devolución que pueden afectar a las devoluciones o la aceptación del pago con tarjeta y deben estar claramente indicadas al consumidor y señaladas en un lugar visible del producto o plataforma de compra.
  5. Conservar el ticket de compra si se pierde con él se pierde también el derecho a cambiar, devolver o reclamar tras la compra de un producto.
  6. Ser consciente del plazo de garantía. Es importante conocer que el servicio postventa y la aplicación de la garantía son iguales durante las rebajas o fuera de ese periodo para solicitarlos o reclamarlos tras la compra.
  7. Recordar que todos los establecimientos deben tener hojas de reclamaciones a disposición de sus clientes.
  8. Comprar en establecimientos adheridos al sistema arbitral de consumo, ya que ofrecen más garantías al consumidor.
  9. Reclamar si es necesario. Aunque se haya presentado una queja y el problema no se haya solucionado, la OCU recomienda no callar y conformarse.

 

Deja un comentario

Cerrar