El día de la madre

El día de la madre

Hace poco más de 50 años, en España se estableció que el día de la madre se celebrara el primer domingo de mayo. Hasta entonces, el día 8 de diciembre, día de la Inmaculada Concepción, era la fecha elegida para honrar a las mujeres que tenían hijos.

El día de la madre es la fecha en que nos gusta demostrar nuestro amor incondicional y nuestro cariño a quien nos dio la vida, una de tantas formas de recordarle que seguimos a su lado. Porque madre no hay más que una.

Pero este sentimiento es ancestral, innato, necesario. Y por eso es el tercer día festivo más popular en el mundo, después de la Navidad y la Pascua. Además, cada país tiene un día para celebrarlo, según su propia historia o sus convicciones.

La primera de la que se tiene constancia se remonta a la mitología griega. En las fiestas de la primavera, tenía lugar una celebración en honor la diosa Rhea, a la que se creía madre de todas las deidades y esposa de Cronos. Después de esta efeméride, existen muchas otras.

Los antiguos romanos veneraban a la diosa madre Cibeles, en un festival primaveral llamado Hilaria. Los egipcios iniciaron esta fiesta con la veneración de su diosa Isis, calificada como la Gran Diosa Madre. Para los cristianos, la Virgen María es, sin lugar a dudas, la figura de la madre por excelencia. Y así existen cientos de historias que han dado forma a la festividad que hemos heredado y que seguimos celebrando.

Y por esa madre, que nos alimentó cuando no sabíamos de comer más que por el hambre, que nos cuidó cuando no sabíamos más del dolor que por el llanto, que nos ayudó a crecer, a aprender, a ser quienes somos, a recoger su testigo en la historia familiar, y que ahora es objeto de nuestros mimos y cuidados. Por ella debemos seguir celebrando el día de la madre. Pero no el primer domingo de mayo, sino todos los días.

Feliz día de la madre.

Deja un comentario

Cerrar