El color del otoño

El color del otoño

El gris de una tormenta, el amarillo intenso, el marrón y el ocre de las hojas secas, el verde del musgo fruto de la lluvia, el marrón de los troncos desnudos… El otoño trae sus propios colores y nos regala una selección de lo más sugerente.

Dar un paseo por el campo tras los primeros albores de la estación es como sumergirse en un torrente de tonos cálidos. Tonos que contrastan con lo que el otoño trae consigo. Porque la naturaleza saber ser bella hasta para regenerarse.

El mundo de la moda también adecúa sus diseños al tiempo que acompaña, porque los colores tienen también su capacidad de sugestión. Probablemente no tan fuerte como la de otros estímulos, pero sí la suficiente para crear un vínculo relacional con un hecho determinado.

Sugestión natural

La perfección del otoño por su función renovadora puede inspirar texturas, dibujos, mezclas cromáticas y un sinfín de recursos. Finalmente llegan a nosotros a través de la moda. Este año han llegado pisando fuerte el color mostaza y los tonos morados, que desembocan en malvas y violetas.

Sin embargo, saber llevarlos a una colección de un modo correcto, sin pecar de estridentes, ya no es tan sencillo. Así que la simbiosis debe insinuar elegancia y buen gusto. Sobre todo, si se quiere despuntar en el mercado.

Volvemos una vez más a ese momento en que se quiere presumir de lo que hemos elegido para decorar nuestros rincones favoritos. Si nos paramos a pensar un momento, nos daremos cuenta de que, instintivamente, ya tendemos a utilizar elementos acordes a la estación del año en que nos encontremos.

Y curiosamente, a la llegada del otoño, cambiaremos los fucsias, los turquesas y los naranjas por colores más suaves y otoñales. Elegiremos telas aterciopeladas y lanudas, obviando el algodón o la seda.

Porque los humanos también somos parte de la naturaleza.

Deja un comentario

Cerrar