De lino y algodón

De lino y algodón

No cabe la menor duda de que los tejidos, por las propiedades de su materia prima, son estacionales. Esto nos lleva a prescindir de algunas composiciones en verano y de otras en invierno. Porque si hasta hace nada nos dejábamos abrazar por la franela y la lana, a partir de ahora buscaremos los favores del lino y el algodón.

¿Y por qué el lino? El lino es la fibra de la planta que lleva el mismo nombre. Al igual que en el algodón, el principal componente del lino es la celulosa. Por ello es capaz de absorber hasta un 20% de humedad, lo que lo convierte en el candidato ideal para la ropa de verano.

Lo mismo ocurre con el algodón. Puede que el hecho de ser la fibra natural más importante del mundo sea debido a sus propiedades. Gana en elasticidad frente al lino, pero es menos resistente a la rotura. Si combinamos ambas fibras encontraremos el tándem perfecto para la confección de infinidad de prendas, tanto de vestir como para el hogar. Sobresaliente en suavidad y transpirabilidad.

Vista y tacto. Lino y algodón.

Una vez elegidos los tejidos más apropiados para esta estación del año, hay que pensar en los colores. Recordemos que la tendencia y el verano piden colores alegres y frescos, para que nuestra casa sea el lugar ideal en esta época. Mandan los colores claros, por lo que cambiaremos los rojizos y los marrones por los azules, las gamas del terracota y los verdes. Sin olvidar el amarillo, ya que es el color del verano por excelencia.

Finalmente le dedicaremos un último esfuerzo al sentido del tacto. Apostaremos por la suavidad, que siempre resulta reconfortante. Pensemos en unas sábanas, en un cojín, o en una colcha de verano. Siempre será mucho más agradable si, al pasar la mano, el contacto nos invita a tumbarnos y dejarnos llevar por lo que nos transmiten.

Y es que los tejidos pueden llegar a contarnos historias. En verano, el lino y el algodón tienen mucho que decir.

 

Deja un comentario

Cerrar