Colores y sensaciones

Colores y sensaciones

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Noticias

Los colores son capaces de crear sensaciones. Cada uno de ellos tiene sus propias características y su propia identidad. Desde el punto de vista emocional, los colores tienen la capacidad de transmitir estímulos y despertar reacciones. Están clasificados en tres grupos: fríos, intermedios y cálidos.

Azul y calma

Los colores fríos incluyen aquellos que parten del azul y el violeta. Sugieren calma, tranquilidad y relajación. Las tonalidades más violáceas, además, están relacionadas con lo espiritual. Podríamos decir que la franja límite queda en los colores rosados, que juegan con los primeros matices de los colores cálidos.

Los colores fríos están indicados especialmente para aquellas estancias donde buscamos descansar y disfrutar de la serenidad.

Verde que te quiero verde

En el grupo intermedio encontramos el color verde. Según algunos expertos, este color pertenece al grupo de los colores fríos. Sin embargo, en algunas clasificaciones aparece en el grupo intermedio, ya que dependiendo de la cantidad de azul o amarillo que posea, se inclinará más hacia un grupo u otro.

Este color está asociado a la frescura y a la naturaleza. Resulta elegante en sus tonos empolvados y enérgico cuando asume la fuerza de la calidez del amarillo. Un color lleno de matices, sin lugar a dudas.

El calor del color

Por último, los colores cálidos son los más potentes y estimulantes del círculo cromático. En este caso, nos situamos en la gama que abarca desde el rojo hasta el amarillo. El color rojo transmite pasión y está asociado a la vida por ser el color de la sangre. El color amarillo nos habla de la luz y el sol, por lo que su mensaje está ligado a la alegría y a la luminosidad.

Y en el centro de esta escala encontramos el color naranja, que transmite luz y calor a partes iguales.

La finalidad de la estancia de nuestro hogar es el mejor punto de partida para escoger los colores más adecuados en función de las sensaciones que queramos despertar.