Carnaval en el mundo entero

Carnaval en el mundo entero

Como casi todas las celebraciones paganas, el carnaval está relacionado con una fiesta cristiana; en este caso con la Cuaresma. De hecho, la palabra carnaval no es otra cosa que la evolución del término latín carnem-levare, que significa abandonar la carne, condición impuesta por la religión católica durante el periodo de cuarenta y seis días desde el miércoles de ceniza hasta el domingo de Resurrección.

Así que el pueblo adoptó una festividad previa al recogimiento de la Cuaresma para gozar de cierta permisividad, que más tarde se vería segada por sus obligaciones religiosas. En España se datan los primeros carnavales en la Edad Media y parece que fueron los españoles y los portugueses los que lo trasladaron al nuevo mundo.

Debido a las corrientes del Renacimiento en Europa, adquiere la estética colorista y recargada que conocemos y, obedeciendo a las diferentes interpretaciones de las costumbres y creencias locales, se ha transformado en fiestas muy distintas entre ellas. Dos de los más importantes a nivel mundial son los de Venecia y los de Río de Janeiro, casi opuestos estéticamente hablando, pero estrechamente relacionados.

Tenemos de todo

¿Y qué podemos encontrar en nuestro país? Pues un auténtico despliegue que deja pocos rincones sin su particular carnaval. Aunque solo tres de ellos han logrado el reconocimiento de Interés Turístico Internacional: el carnaval de Santa Cruz de Tenerife, el carnaval de Cádiz y el carnaval de Águilas en la región de Murcia.

En cualquier caso, se busca la forma más genuina de representar el remedio a todo aquello que nos preocupa y dejarlo atrás por unos días. Y las mentes más creativas se ponen al servicio de las celebraciones más emblemáticas que se comparten alrededor de todo el mundo. En ninguna de sus versiones falta la música, como en toda fiesta que se precie. Pero la estética tiene el mismo peso y sin lugar a duda uno de los papeles más relevantes. El arte más intrínseco en su máxima expresión.

En definitiva, un auténtico alegato de quiénes somos y de cuánto somos capaces de hacer.

Deja un comentario

Cerrar